viernes, 30 de septiembre de 2011

Dónde estás, con razón.


Y tanto.
Resulta que la cadena “rancia” finalmente ha hecho los deberes con parte de la
casquería que reptaba hasta ahora por sus pasillos venidos a menos.
Aunque parezca mentira, hubo un tiempo en el que Antena 3 molaba, tenía su
propia identidad y no jugaba al ratón y al gasto con la incompetencia. Ya
sabemos quién es el ratón, ¿no?
Pues sí. Señores, Jaime Cantizano pasa a engrosar la lista de parados junto a
Patric… digo, Sandra Gaztañaga Daviu.
¿Y por qué digo eso de que “molaba”? Pues porque Antena 3 tenía cosas
como El Gran Juego de la Oca, Farmacia de Guardia (la serie, no esa
pestilencia del siglo XXI llamado tv movie), Furor, e incluso, ya más de cerca,
otros productos de gran calidad como Los Hombres de Paco o Buenafuente.
Entonces, ¿qué es lo que ha pasado para que una cadena con intachable
pasado tenga un presente tan insulso?
Nadie tiene la respuesta al parecer, pero a pesar de pecar de nostálgico, la
televisión ha perdido toda la inocencia.
Hemos pasado de majestuosos platós por los que las ocas caminaban a sus
anchas entre profundas piscinas y faquires con un público más que entregado,
a cuchillazos entre proxenetas del lenguaje en un horario en el que Andrés
Caparrós hacía las delicias de los “prepubers” a lo largo y ancho del Club
Megatrix. Cuando era un club, claro, y no una cinta beta mal programada.
Parece que esto es el final. Elenin se aproxima a la tierra, la NASA pierde
satélites como quien pierde el mando entre los cojines, el fin del mundo se
aproxima.
Pero, un momento. ¿Hemos vuelto a los noventa? ¿Manel Fuentes convertido
en Bertín Osborne? Mejor aún, ¿Carlos Latre en el rol de Lauren Postigo? Lo
mejor de todo, que ya no está la pirámide chimenea, sino un ascensor de lo
más “modelno”. Como mínimo usa un i7 de procesador.
Concluyendo, que Antena 5 ha visto que el futuro no es lo suyo, por lo que ha
preferido aprovechar la ruptura espacio-tiempo provocada por los neutrinos en
el CERN y hacer una pequeña visita al pasado con una muda limpia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada